domingo, 11 de marzo de 2007

Sermón

La mayor parte del año soy agnóstico pero en cuaresma siempre pasa algo que me regresa a Dios.

Es exagerado y se halla más allá de mi entraña humana descubrir por qué carajos Cristo se me aparece siempre en cuaresma.

El evangelio entero es un libro que aparenta ser toda la biblia y todos los libros al mismo tiempo. Todos los aspectos íntimos de la vida humana parecen estar contenidos allí. Toda la historia del género humano aparenta tener explicación total en algún pasaje del evangelio.

Todo este fervor por el evangelio puede parecer producto obvio de la refundición moral, ética, histórica, asesina, organizacional, papal, jerárquica, occidental, cultural, social, cinematográfica, política, artística etc. que incide en todos los mexicanos y en buena parte de la humanidad, pero es producto de la lectura formal, a secas y necesaria. Creo que el evangelio tomado así, como libro, contiene alguna de la poesía más sublime jamás escrita (esto es algo que comparte con la biblia entera, por cierto).


Nada más.


Cuando escribí eso escuchaba "Things We Said Today" de The Beatles.
El de la foto es Cristo en una personal interpretación de Luis Buñuel incluída en su película "Nazarín".

AS: 5.15 - The Who


Atte: Juan Ramón Velázquez Mora.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Ahora que vi la foto esa de Nazarín, me acordaste: Me encanta Buñuel. "Simon del Desierto" es una pieza exquisita que me marcó profundamente.
Que tiene que ver esto con lo otro? Nada... Acostumbrate...

Juan Ramón Velázquez Mora. dijo...

Buñuel era un genio impresionante. A mí también me han marcado mucho sus películas (Los Olvidados sobre todo). Mil gracias por comentar.