viernes, 13 de abril de 2007

Lamento.





¡Quién sabe qué angustias le habrán arrancado su voz al poeta!

¡Quién sabe qué visión extraplanetaria le habrá sustraido la pluma de su mano!

¡Quién sabe qué mujer le habrá inutilizado el asombro!

¡Quién sabe qué pasión le habrá arrebatado todas las demás al cansado poeta de los viajes y caminos!

¡Quién sabe qué canto sirénico le habrá hecho sucumbir a la sordera!

¡Quién sabe qué alientos hediondos le quitaron la brillantez a su tinta!

¡Quién sabe qué odioso elíxir enfermó del poeta sus argumentos: siempre sanos de razón!

¡Quién sabe qué puñal le enfermó la conciencia al poeta!

El poeta abandonó la calle oscura, el adoquín... ahora habita rodeado de luces, bien iluminado; como para que sea bien visible su desgracia; como para que, aunque siéndolo, jamás sepamos qué fue lo que lo orilló a prostituir su palabra, su canto místico, su amplia envergadura de ave migratoria, su anchura (inevitable también, pero sincera) inabarcable por los que antes eran.

La foto retrata a Borges y no sé de quién es.

As: Just Like Heaven - The Cure.

Atte: Juan Ramón Velázquez Mora.

No hay comentarios: