jueves, 19 de abril de 2007

Pluma.



Aloca, pluma, tu líquido vientre.

Estrecha las luces y las sombras en tu deslizar.

Busca la sangre y vuélvela negra.

Vuelve al metal, húmedo todavía, en campo de vida.

Estrecha las luces y las sombras en tu deslizar.

Las sombras de tu tinta encima de la luz.

El cordero es tatuado por su propia tintura: el lobo de metal la saca.

La luz del papel es un fondo simple para todo.

Puedo suponer que mi mano te mueve, siendo que eres tú la causa de bondades y angustias.

¿Cuántos poetas no habrán sido mordidos por tus fauces férreas?

¿Cuántos poetas no habrán querido zafarse (como el cordero) y han terminado con tu diente bífido todavía más hundido?

Aloca, Pluma, tu líquido vientre.

Mientras... que la vida siga.

Déjate de falsas modestias: eres la causa y fin de todo hombre.

Eres el inicio de la historia.

Antes de ti no se sabe.

Te precede el viento, pero su trazo es insensible y paciente.

Tú, en cambio, te retuerces deliciosa. Caprichosa, desparramas tus entrañas; te retuerces, resbalas, fluyes, ordenas y reproduces las cosas que existen y existirán con más rapidez y destreza que tu antecesor.

Busca la sangre y vuélvela negra.

La viscosidad del arte has aprehendido.

Tu razgo entraña cosas que yo, en mi humilde postura de aprendiz, no puedo comprender ni aprender de ti.

Te precede el viento, pero su trazo es insensible y paciente.

Tú tienes la impacienca de la tierra, que has transformado sin mesura: tal como ella quiere.

Tú tienes las vísceras que manaban por la madre que me dio a luz.

¿Qué madre te parió a ti? ¿qué luz te dio?

¿Qué oscuros caminos te mueven?

¿Qué sombras te habitan? ¿Qué luces?

Tú los habitas a todos los caminos, las luces y las sombras pero...

¿Qué diente bífido te mordió a ti? ¿Te has zafado de alguno?

¿Has muerto por algún poeta?

¿Vives?

Despanzúrrate.

As: La Lobo Blindada - Valentín Elizalde.

Atte: Juan Ramón Velázquez Mora.

No hay comentarios: