sábado, 1 de diciembre de 2007

Nocturno.




El Jazz no es para escucharse de día.

Cuando tenía mi iPod tenía a varios Jazzistas. Antes de tener mi iPod ni siquiera conocía a Charlie Parker. Mi iPod ya no está conmigo y fue una pérdida equiparable a la de mi abuelita. Escuchaba a Charlie Parker en el camión y cuando lo esperaba: solo, en silencio ambiental y en admiración.

El silencio y la oscuridad son los mejores aliados de la apreciación musical de Juan Ramón Velázquez Mora. Juan Ramón Velázquez Mora admira a cualquier genio que lo haga vibrar de madrugada: sea Charlie Parker o sean los tigres del norte. Hay algo de Hot House a La Puerta Negra que sobrepasa los límites de lo humano y entra en el espacio/tiempo colectivo y Juan Ramón Velázquez Mora no es capaz de descifrar. Sin embargo a Juan Ramón Velázquez Mora le gusta ese algo. Por algo a Juan Ramón Velázquez Mora le gusta la música. A Juan Ramón Velázquez Mora le gusta la música, el genio, la sensibilidad y LA POESÍA.

Vivan las mujeres.

Atte: Juan Ramón Velázquez Mora.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Concuerdo con usted en eso de escuchar el jazz por la noche compañero. No por nada Charlie Parker vivía prácticamente de noche, y solía estudiar hasta altas horas de la madrugada.

Atte: Paulo