jueves, 30 de julio de 2009

San Rancho.



Ayer se armó el gran pedo en el centro, según me enteré. Por suerte divina de papito Dios (también conocido como "el carpintero loco") yo no me encontraba ahí. Cosa rara. Cosa todavía más rara el que haya viajado a San Rancho. No pasaba por la entrada de esa ciudad desde el año del Señor de dos mil y seis, en primer semestre, cuando la benemérita Noviembre me invitó a su cumpleaños y me puse medio acá con Bacacho. Ella fue la que me llevó y me trajo: ella. La vez anterior que había ido para allá se quedó atrás con el siglo pasado. La siguiente vez que pasé de la factoría química que hay entre León y San Rancho fue como en el dos mil uno. A las neuronas que gobiernan mi memoria todavía no las funde el exceso de alcohol.

En verdad os digo que no puedo entender cómo podría existir algún ser humano al que le guste esa porquería de lugar. Es como si el Dios Verga hubiera tenido una mala vendida y su sagrado engrudo se hubiera petrificado en ese lugar horrible. Es como si un pedazo de cemento, motonetas italika y cholos de caricatura hubieran surgido ahí por generación espontánea. No es ni un rancho; los ranchos me gustan, pero esa porquería se cree ciudad. De ciudad tiene lo que yo tengo de físico nuclear-cuántico. Es un pedazo de hoyo inmundo y terrible.

Digo esto porque cuando íbamos llegando el puto de Alejandro me dijo que a él le gustaba. Le dije que no mamara. Pero llegamos a una de nuestras raras conclusiones coincidentes y resultó que lo que le gustaba era su contexto sentimental y personal, no la ciudad en sí. La "ciudad en sí" sigue siendo una completa basura. Y lo siento por mis varios compañeros de Universidad que vienen de allá: no es contra ustedes, es contra la mugre en la que viven.

León tampoco es la cura de todos los males, de hecho tengo también una relación medio culera con el lugar donde nací, pero no es San Rancho. Así de simple es mi argumento; así de poderoso y así de imbatible.

As: Laura - Charlie Parker.

Atte: Juan Ramón

domingo, 26 de julio de 2009

Presentaciones: Alejandro.

Guarden muy bien en su memoria estos posts, queridos lectores, porque no soy una persona a la que le guste mucho hablar del afecto que le tiene a sus pares. Sólo cuando estoy en una combinación MUYpedo-sentimental es que afloran cosas así, pero es inusual que, aparte de ejercer la jotería, deje registro público de ella. Guárdenlos bien.

Una de mis intenciones para esta reinauguración es hablar de mi vida cotidiana. Para ello tengo que presentarles a los personajes que la pueblan, empezando por mis amigos más cercanos.

Para empezar con la serie:

Aunque va conmigo en la escuela (en realidad va una generación abajo de mí) no lo veo como amigo que haya conocido por culpa de la escuela. También iba en la prepa en mi misma generación y lo ubicaba de vista pero jamás le dirigí la palabra. A la que le hablaba era a su ex novia.

El punto es que, aunque a veces tengamos nuestras fricciones (cada quién por su cuenta quiere siempre demostrar que es más listo, más culto, más cabrón... más chingón pues) y siempre nos tratemos con la punta del pie, siempre me acompaña en mis andanzas.  Ya les contaré muchas, del pasado y del presente.

Es este güey: Maricón.
As: Absolutely Sweet Marie - Bob Dylan.

Atte: Juan Ramón.

sábado, 25 de julio de 2009

Gran reinauguración.


He decidido reinaugurar este blog para hablar aquí de ondas personales y, especialmente, de las correrías de este servidor por esta ciudad. En Complete Unknowns voy a publicar cosas de interés más general. Espero poder mantener un ritmo decente de blogueo, si no volveré a matar esta bitácora de forma indefinida.

Saludos: Juan Ramón.