jueves, 30 de julio de 2009

San Rancho.



Ayer se armó el gran pedo en el centro, según me enteré. Por suerte divina de papito Dios (también conocido como "el carpintero loco") yo no me encontraba ahí. Cosa rara. Cosa todavía más rara el que haya viajado a San Rancho. No pasaba por la entrada de esa ciudad desde el año del Señor de dos mil y seis, en primer semestre, cuando la benemérita Noviembre me invitó a su cumpleaños y me puse medio acá con Bacacho. Ella fue la que me llevó y me trajo: ella. La vez anterior que había ido para allá se quedó atrás con el siglo pasado. La siguiente vez que pasé de la factoría química que hay entre León y San Rancho fue como en el dos mil uno. A las neuronas que gobiernan mi memoria todavía no las funde el exceso de alcohol.

En verdad os digo que no puedo entender cómo podría existir algún ser humano al que le guste esa porquería de lugar. Es como si el Dios Verga hubiera tenido una mala vendida y su sagrado engrudo se hubiera petrificado en ese lugar horrible. Es como si un pedazo de cemento, motonetas italika y cholos de caricatura hubieran surgido ahí por generación espontánea. No es ni un rancho; los ranchos me gustan, pero esa porquería se cree ciudad. De ciudad tiene lo que yo tengo de físico nuclear-cuántico. Es un pedazo de hoyo inmundo y terrible.

Digo esto porque cuando íbamos llegando el puto de Alejandro me dijo que a él le gustaba. Le dije que no mamara. Pero llegamos a una de nuestras raras conclusiones coincidentes y resultó que lo que le gustaba era su contexto sentimental y personal, no la ciudad en sí. La "ciudad en sí" sigue siendo una completa basura. Y lo siento por mis varios compañeros de Universidad que vienen de allá: no es contra ustedes, es contra la mugre en la que viven.

León tampoco es la cura de todos los males, de hecho tengo también una relación medio culera con el lugar donde nací, pero no es San Rancho. Así de simple es mi argumento; así de poderoso y así de imbatible.

As: Laura - Charlie Parker.

Atte: Juan Ramón

9 comentarios:

Maga dijo...

Opino que San Rancho es un vil punto de cemento horrible, igual que usted. Lamentable que yo viva en ese podrido lugar...

Alejandro Ramírez. dijo...

es el post màs estupido desdè que el chango aprendio a leer.
y no lo digo por mi contexto sentimental... en realidad es estupido.

El Reata. dijo...

¿Por qué, culero?

Atte: Juan Ramón

Cirene dijo...

Pues San Pancho si es feo y bicicletero pero pues ¿qué le va uno a hacer? Tengo una amiga de San Pancho y ella... odia San Pancho, yo no lo sé, no he ido mucho como para hacerme de un juicio justo.

Puella dijo...

...che Capa. Ya actualiza tu mentado blog TOT, así nunca te va a pelar Plaqueta... jajaja xD. Broma, pero sí, YA ACTUALIZA ¬¬.

Paulo < y > (/), % (----------) dijo...

Me acordé que las pocas veces que he ido para allá lo único que me entusiasma es la Química Central. Por alguna extraña razón me asusta esa madre.

Atte: Paulo

Gerardo Velasco dijo...

Es tan culero, que la puta Rivera, la Nuevo León y la Miguel Alemán se quedan cortas. Es de lo más cagante de León para mi.

Atte.

El compañero, Rojo.

Gerardo Velasco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Compañero. dijo...

De acuerdo, compañero. Es la colonia más grande y fea de la ciudad.

As: Pigs - Pink Floyd.

Atte: Juan Ramón.