sábado, 26 de junio de 2010

Crónica de un FAIL anunciado.

Cuando llegué al Antro de la Perdición (como he bautizado, cariñosamente, al depa de siempre, el del tinaco) estaban ahí Champy y El Rube viendo el sempiterno video de Iron Maiden en Brasil y embriagándose con cerveza.  La vida puede parecer monótona si tus actividades y compañías son iguales siempre, pero a nosotros nos gusta así.

Con el alcohol me llegaron, ya de noche, las ganas de fumar.  Descubrí entonces que no había absolutamente ninguna fuente de fuego en todo el lugar.  Lo que acostumbramos hacer en esos casos es prender la estufa, pero ni gas había.  Nada de nada.  Recordé que casi al mismo tiempo que llegué me habían contado que la noche anterior (yo no estuve en el maratón vicioso previo al 24 del corriente) incluso habían llegado al extremo de encender una fogata en la casa con los perfumes de la hermana ausente del dueño del departamento y "leña" del patio.  Se la habían pasado mentándole la madre a Prometeo a gritos, vociferando que ellos también podían encender fuego.  Hasta llegaron a pensar en frotar dos palos para hacer chispas.  Primitivos cavernarios, dirán, pero así son mis amigos (y yo).

¿Cuál fue la solución a nuestro ígneo problema?:
 -:-
Instrucciones para crear fuego sin necesidad de encendedor, mechero, lighter o como le digan en su país: 

Ingredientes:

-un palo de escoba viejo, encontrado en un basurero callejero una semana antes.
-perfumes baratos de mujer.
-encendedor para estufa sin gas, de esos largos que hacen chispa.
-dos sujetos estupidizados por el consumo masivo de bebidas embriagantes.
-un cigarro en la boca sin encender.

Primero dígale a uno de sus dos sujetos que sostenga con sus manos el palo de escoba.  Esto le servirá como soporte humano para el propósito de prender fuego.  Posteriormente haga que el otro tome los perfumes baratos de mujer y rocíe una generosa cantidad de ellos en la punta del palo de escoba que previamente encontró en un contenedor de basura cuando se dirigía a comprar alcohol, más o menos una semana, antes e inexplicablemente introdujo a su hogar.  Hay que dejarlo añejar.  Inmediatamente después de haber hecho eso (el tiempo es importante en este paso: no hay que dejar que se vaporicen las fragancias) hay que acercar el palo al encendedor largo sin combustible y accionar el gatillo la mayor cantidad de veces posibles a gran velocidad.  La chispa encenderá los perfumes creando una muy bonita llama azulada que se extinguirá justo después de que usted acerque su cigarro a la flama y, al fin, lo encienda.  Disfrute.

-:-

Al día siguiente (ayer), regresé al lugar.  Estaban ahora, aparte del Champy habitual, otros dos amigos que habían llevado la Scarface de Brian De Palma.  Veíamos muy a gusto la película cuando se me ocurrió meter los dedos entre los cojines del sofá.  Sólo por tacto detecté tres corcholatas de cerveza.  Normal.  El ingrediente sorpresivo lo aportó un ENCENDEDOR ROJO, pequeño, que había estado ahí quién sabe desde cuando.  Incluso tenía las características marcas en la base que indican que había sido utilizado para destapar alguna caguama.  Se lo mostré al Champy y lo único que pudimos hacer como reacción fue... respirar hondo.

As: Subterranean Homesick Alien - Radiohead.

Atte: Juan Ramón.

PD: Este post es, en parte, una promoción chafa para que lean el terriblemente escrito blog del Champy.  Escribe borracho, no se fijen mucho en el estilo.

martes, 22 de junio de 2010

Mis escritores favoritos 2: Henry Charles Bukowski.

Nota preliminar1: este post continúa la reciente moda de hablar "en serio" en este blog.  La pura onda pretenciosa y mamonoide.  Aparte no va a ser el único: voy a hacer una serie sobre mis escritores favoritos; algo así como un panteón personal.  Ya saben a qué atenerse.

Nota preliminar 2: no quería que lo siguiente que escribiera fuera una continuación de mi jalada esa de "escritores favoritos" pero hice un juramento solemne de postear algo hoy y no tengo otra cosa escrita.  Tengo temas, pero también mucha flojera.

Ah, y ya había escrito algo sobre Factotum.

Escogí esta foto porque se ve muy seriecito y parece menos "viejo borracho" que en la mayoría.

El conocimiento de este escritor es sólo una de varias deudas que tengo con la revista Conozca Más.  En una sección de preguntas y respuestas hace como cuatro años (todavía tengo esa edición, pero no recuerdo cuál fue) había una concerniente a las moscas y la ilustraba una foto de aquella mítica aparición de Hank en el programa cultural francés Apostrophes.  Me intrigó.  Tiempo después, en un día en el que no tenía nada qué hacer, se me ocurrió buscar al intrigante tipo en Wikipedia.  Me intrigó más.  Recuerdo bien ese día porque fue cuando cuando Argentina le dio una goliza a Serbia y Montenegro en Alemania y me tomaron una foto que me gusta.
Tiempo después mi papá y yo fuimos a una librería en donde pude al fin satisfacer mi curiosidad por dos autores: Kerouac y del que trata esta entrada.  Los libros eran Factotum y On The Road.

Una de las habilidades que personalmente más aprecio en el arte es la de lo implícito; el espíritu sutil.  Especialmente en la escritura.  Decir lo que se quiere decir diciendo aparentemente otra cosa.  Así, en los libros de Bukowski uno puede descubrir joyas iluminadas de clara sabiduría en medio de vómito, putas y borracheras.  El estilo directo (herencia de Hemingway, es evidente), casi periodístico, nos narra una y otra vez al mismo borracho pendenciero, huevón y mujeriego: retrato prácticamente autobiográfico que se repite hasta la náusea en cuentos y novelas.  He conocido a personas que lo desprecian justo por esa monotonía temática.  Yo digo que les falla el ojo para lo sutil.  Su escritura puede parecer chocante pero, insisto, es sólo la envoltura para un verdadero arte mayor, recetario de vida y enseñanzas sobre cómo tener sentido incluso siendo una persona autodestructiva: su pasión por escribir y su aguda inteligencia lo rescató de sí mismo.  Escribió tanto que hasta la fecha no se ha publicado todo (murió en el 94).

Como él mismo dijo: ser borracho no es para cualquiera.  Y yo estoy seguro de que si todos los borrachos del mundo poseyéramos la misma pasión y empeño que él por lo que nos guste hacer aparte de tomar, el mundo sería un lugar más llevadero.

Desde Factotum en el 2007 hasta la fecha he leído gran parte de su obra narrativa, que de ninguna manera desmerece a su producción poética, de una voz tan propia y sonora como la exactitud de su sabiduría.

If you're going to try/go all the way.



El clip es de la adaptación al cine de Factotum.  El poema se llama "Roll The Dice".

As: High And Dry - Radiohead.

Atte: Juan Ramón.