martes, 22 de junio de 2010

Mis escritores favoritos 2: Henry Charles Bukowski.

Nota preliminar1: este post continúa la reciente moda de hablar "en serio" en este blog.  La pura onda pretenciosa y mamonoide.  Aparte no va a ser el único: voy a hacer una serie sobre mis escritores favoritos; algo así como un panteón personal.  Ya saben a qué atenerse.

Nota preliminar 2: no quería que lo siguiente que escribiera fuera una continuación de mi jalada esa de "escritores favoritos" pero hice un juramento solemne de postear algo hoy y no tengo otra cosa escrita.  Tengo temas, pero también mucha flojera.

Ah, y ya había escrito algo sobre Factotum.

Escogí esta foto porque se ve muy seriecito y parece menos "viejo borracho" que en la mayoría.

El conocimiento de este escritor es sólo una de varias deudas que tengo con la revista Conozca Más.  En una sección de preguntas y respuestas hace como cuatro años (todavía tengo esa edición, pero no recuerdo cuál fue) había una concerniente a las moscas y la ilustraba una foto de aquella mítica aparición de Hank en el programa cultural francés Apostrophes.  Me intrigó.  Tiempo después, en un día en el que no tenía nada qué hacer, se me ocurrió buscar al intrigante tipo en Wikipedia.  Me intrigó más.  Recuerdo bien ese día porque fue cuando cuando Argentina le dio una goliza a Serbia y Montenegro en Alemania y me tomaron una foto que me gusta.
Tiempo después mi papá y yo fuimos a una librería en donde pude al fin satisfacer mi curiosidad por dos autores: Kerouac y del que trata esta entrada.  Los libros eran Factotum y On The Road.

Una de las habilidades que personalmente más aprecio en el arte es la de lo implícito; el espíritu sutil.  Especialmente en la escritura.  Decir lo que se quiere decir diciendo aparentemente otra cosa.  Así, en los libros de Bukowski uno puede descubrir joyas iluminadas de clara sabiduría en medio de vómito, putas y borracheras.  El estilo directo (herencia de Hemingway, es evidente), casi periodístico, nos narra una y otra vez al mismo borracho pendenciero, huevón y mujeriego: retrato prácticamente autobiográfico que se repite hasta la náusea en cuentos y novelas.  He conocido a personas que lo desprecian justo por esa monotonía temática.  Yo digo que les falla el ojo para lo sutil.  Su escritura puede parecer chocante pero, insisto, es sólo la envoltura para un verdadero arte mayor, recetario de vida y enseñanzas sobre cómo tener sentido incluso siendo una persona autodestructiva: su pasión por escribir y su aguda inteligencia lo rescató de sí mismo.  Escribió tanto que hasta la fecha no se ha publicado todo (murió en el 94).

Como él mismo dijo: ser borracho no es para cualquiera.  Y yo estoy seguro de que si todos los borrachos del mundo poseyéramos la misma pasión y empeño que él por lo que nos guste hacer aparte de tomar, el mundo sería un lugar más llevadero.

Desde Factotum en el 2007 hasta la fecha he leído gran parte de su obra narrativa, que de ninguna manera desmerece a su producción poética, de una voz tan propia y sonora como la exactitud de su sabiduría.

If you're going to try/go all the way.



El clip es de la adaptación al cine de Factotum.  El poema se llama "Roll The Dice".

As: High And Dry - Radiohead.

Atte: Juan Ramón.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

alguien sabe quien es este sujeto?.... porque invade blogger, facebook, etc... hasta wikipedia con su asquerosa vida de sin sentidos.

Estoy sufriendo para comerme un pan con leche..... perfecto... deja de sufrir y muerete perdedor.

Carlos Grogan dijo...

Deberías intentar a un autor mexicano. José María Pérez Gay. En especial, Tu Nombre en el Silencio. Con un poco de suerte hasta puedes conseguir que te lo firme.

El Compañero. dijo...

Lo único que le he leído son columnas en La Jornada. Creo que vino a la feria del libro del año pasado, no estoy seguro.

Atte: Juan Ramón.

Kareve dijo...

Usted es como Bukowski...

El Compañero. dijo...

¡Pero sin talento! 8)

As: When I'm 64 - The Beatles.

Atte: Juan Ramón.