sábado, 23 de abril de 2011

Ocho de abril del 2011.

Después de apagar la computadora en la madrugada, normalmente me dedico a leer un rato antes de dormir.  Suelo tener una lectura fija, pero ese día sentí ganas fuertes de ver un libro.  No quería buscar nada, no había curiosidad de ningún tipo.  Pura mecánica, pura voluntad sin extinguir.

Lo tomé para recordar algunos párrafos que me habían gustado cuando lo leí por primera vez.  Recordé que había pasado como tres días buscando una página al principio para terminar pegándome en la frente y hallar lo que buscaba al final del libro.  Era algo sobre el Che, sobre cómo a algunas personas no se les da la seriedad y qué bueno que sea así.  Si la vida es incómoda, lo sería más si no hubieran algunos con el gusto de plantarse la semilla de la locura en la cabeza de vez en cuando.

Cuando lo dejé, revisé la primera hoja.  Me decía, con mi propia letra, la razón del impulso: "Este libro es propiedad de Juan Ramón.  Villahermosa, Tabasco; a jueves 8 de abril del 2010".

As: Signos - Soda Stereo.

Atte: Juan Ramón.

No hay comentarios: