martes, 19 de marzo de 2013

Cosas que me gustan (Caleidoscopios).

He estado releyendo mi blog con cariño y asombro.  El cariño es porque ya tengo varios años con él (unos 6) y a pesar de diversos abandonos, regresos, cambios de nombre, rediseños... sigue siendo el mismo.  No creo en tachonear el pasado: somos también ese que fuimos.  Al principio subía unos dizque "poemas" espantosos que ahora me dan muchísima vergüenza, pero así era yo en aquel entonces.  Ese bloguero poeta de quinta sigue siendo parte de mí tanto como cualquier otro Juan Ramón en cualquier momento de estos seis años, no tengo por qué negarlo o rechazarlo.  El que haya cambiado lo suficiente como para descubrir lo ridículo que era no me hace tener el impulso de aniquilación del que hablaba en el post anterior.  Mejor me asumo y vivo tanto las cosas guapas de mí como las más espantosas.  Sólo Superman es súper bueno y súper guapo y súper todo.  Yo no puedo ser otra cosa que lo que acostumbro señalar aquí con impudicia.

El asombro es por darme cuenta de cuánto he cambiado, a pesar de todo.  Al principio tuve una pequeña racha en la que me proponía secciones que no duraban más de tres posts con cuatro líneas cada uno.  Alguna de ellas se llamó "Cosas por las que vale la pena vivir", que luego se redujo a la bonita etiqueta "Cosas Buenas" y a su no tan agraciada compañera "Cosas Pinches".  Hoy, leyendo los posts diarios de Adivitola, se me ocurrió retomar la mala costumbre de hacer listas de cosas que me gustan y también de las que no.  Estoy pasando por un rato muy malo y creo que recordar lo bueno que tiene el mundo para ofrecer nunca es pérdida de tiempo.

Empiezo diciéndoles que me gustan mucho:


Los Caleidoscopios.

Atte: Juan Ramón.

1 comentario:

Carlos de la Parra dijo...

Bien por el recuento de las bendiciones, la vida es perra y luego uno se muere.
Para que sufrirla tanto.